22Junio2017

Periodismo de Investigación | El Jurado

Martes, His most famous model was Bettie Page, who became the first celebrity of bondage film and photography. Before the enforcement of the Hays Code, some cartoon shorts contained humor that was aimed at adult audience members rather than children. Soft swinging is when a couple engages in sexual activities with only each other while other couples perform sex acts in the immediate vicinity. When early sexologists in the late 19th century began to categorize and describe homosexual behavior, hampered by a lack of knowledge about homosexuality or women sexuality, they distinguished lesbians as women who did not adhere to female gender roles and incorrectly designated them mentally illa designation which has been reversed in the global scientific cialis vs viagra community. According to columnist Dan Savage, the person whose scrotum is being stimulated is known as the teabagger and the teabaggee is the one giving the stimulation: A teabagger dips sack; a teabaggee receives dipped sack. Penetration may involve use of fingers, toes, sex toys, or penises. No causal relationship is known between masturbation and any form of mental or physical disorder. To avoid soreness from this resulting friction, some may prefer to use a personal lubricant, masturbation cream or saliva during masturbation. Milking pornography features lactating women being milked or milking themselves . They signal the presence of estrogen and the presence of sufficient fat stores for pregnancy and lactation. Some men place both hands directly on their penis during masturbation, while others may use their free hand to fondle their testicles, nipples, or other parts of their body. Sadomasochistic scenes sometimes reach a level that appear more extreme or cruel than other forms of BDSMfor example, when a masochist is brought to tears or is severely bruisedand is occasionally unwelcome at BDSM events or parties. Gonzo pornography is a style of pornographic film that attempts to place the viewer directly into the scene. They may be noted for using risque themes, graphic violence, sexuality or black comedy in a manner that is unsuitable for younger audiences. 27 Mayo 2014 13:34

¿SE RESPETA LA PROFESIÓN DEL PERIODISMO?

Escrito por  El Director
Valora este artículo
(24 votos)

El Segundo Artículo, numeral cuatro de la Constitución Política del Perú, dice a la letra: Toda Persona tiene derecho a las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura ni impedimento algunos, bajo las responsabilidades de ley. Los delitos cometidos por medio del libro, la prensa y demás medios de comunicación social se tipifican en el Código  Penal y se juzgan en el fuero común. Es delito toda acción que suspende o clausura algún órgano de expresión o le impide circular libremente. Los derechos de informar y opinar, comprenden los de fundar medios de comunicación.

Pero en ninguno de sus párrafos, este fundamento de derecho, señala que puede usurparse una profesión, como viene sucediendo con el periodismo a vista y paciencia de las autoridades, donde más de un avivato se las ingenia para “ejercer el periodismo” sin haber estudiado la profesión, entregar diplomas a los incautos que pagan por recibirlas, atacar a los que sus contratantes señalan y convertirse en una suerte de mercenarios del periodismo; bajo el pretexto que  por ley, todos los ciudadanos tienen derecho a expresar su opinión, en cualquier medio de difusión, sin haber estudiado y lógicamente, sin los conocimientos necesarios para medirse en sus alusiones.

Al amparo de esas libertades que otorga nuestra Carta Fundamental, bien podrían los tinterillos autorizar bajo su firma, demandas, denuncias o cualquier otro tipo de recursos legales, porque tienen conocimiento de como redactarlos, habida cuenta que por práctica y experiencia en el ramo, hay muchos de ellos que hasta podrían enseñarles a los abogados recién egresados; pero no son profesionales ni cuentan con un número de Registro, otorgado por el respectivo Colegio de Abogados al que pertenezcan los que estudiaron; en consecuencia, están impedidos de hacerlo, bajo apercibimiento de ser sancionados con severidad, porque estarían incurriendo en delito contra la fe pública y lo mismo ocurriría con quienes usurpen otras profesiones; ¿Por que entonces no se tiene ese mismo respeto por la del periodismo?

Las leyes no ponen freno a la actividad dolosa de algunos “periodistas” que usan los medios para atacar a los que resultan incómodos para quienes los contratran y pretextando que la Ley de leyes lo permite, ellos pueden hacer tabla rasa de las disposiciones legales; llegando al extremo de formar parte como “periodistas”, inclusive de los programas psicosociales, que se utilizan para tener adormecido al pueblo y al margen de la verdadera realidad que atraviesa el país; permitiendo muchas veces que gente  no muy recomendable haga de las suyas desde los diferentes cargos públicos que han conseguido pagando o por tenebrosas recomendaciones y son defendidos por estos mercenarios.

Nosotros nos preguntamos, ¿hasta cuando se permitirá semejante despropósito y qué les decimos a los padres de familia que en muchos casos hacen denodados esfuerzos hasta dejando de alimentarse bien, para solventar los gastos que les representa mandar a sus hijos a las universidades a estudiar periodismo, en algunos casos, inclusive deben pagar la maestría que siguen en los altos centros de estudio; si al egresar estos, se encontrarán con la dura realidad, que solamente forman parte de personas poco respetables sin oficio ni beneficio, porque gracias al citado cuerpo de leyes, cualquier hijo de vecino puede sin haber estudiado, ejercer en mala forma la profesión. El Congreso de la República, el Ministerio de Educación, el Ministerio Público y el Tribunal Constitucional, debieran hacer algo en defensa de los profesionales de la pluma.

EL DIRECTOR

Visto 711 veces